martes, 27 de noviembre de 2007

Neruda

Hoy me levanté Nerudiana, explorando mi biblioteca encontré el pequeño volumen de Residencia en la tierra, del cual transcribo Sonata y destrucciones, una de mis preferidas.
Es raro que siendo tan lectora hasta ahora no haya publicado ninguna entrada de poesía, me la debía...y aca va





"Después de mucho, después de vagas leguas,
Confuso de dominios, incierto de territorios,
acompañado de pobres esperanzas
y compañías infieles y desconfiados sueños,
amo lo tenaz que aún sobrevive en mis ojos,
oigo en mi corazón mis pasos de jinete,
muerdo el fuego dormido y la sal arruinada,
y de noche, de atmósfera oscura y luto prófugo,
aquel que vela a la orilla de los campamentos,
el viajero armado de estériles resistencias,
detenido entre sombras que crecen y alas que tiemblan,
me siento ser, y mi brazo de piedra me defiende.
Hay entre ciencias de llanto un altar confuso,
y en mi sesión de atardeceres sin perfume,
en mis abandonados dormitorios donde habita la luna,
y arañas de mi propiedad, y destrucciones que me son queridas,
adoro mi propio ser perdido, mi substancia imperfecta,
mi golpe de plata y mi pérdida eterna.

...Acecho, pues, lo inanimado y lo doliente,
y el testimonio extraño que sostengo,
con eficiencia cruel y escrito en cenizas,
es la forma de olvido que prefiero,
el nombre que doy a la tierra, el valor de mis sueños,
la cantidad interminable que divido
con mis ojos de invierno, durante cada día de este mundo."

Pablo Neruda

1 Comment:

Lucas Ferreyra said...

Hola, Mónica.
Estaba buscando este poema, googleé y apareció tu página. Debo decir que ver tu cara al lado del poema me impactó de manera terriblemente profunda, sobre todo porque amo tanto este poema después de que vos me lo diste a leer, hace ya muchos años. Desde aquella primera lectura mi brazo de piedra me defiende, y nunca más dejará de hacerlo. No sé si alguna vez te lo dije, pero gracias por haberlo hecho parte de mi vida.
Espero que estés bien.
Lucas